¡Nos encanta el verano! con el llegan las vacaciones  donde puedes relajarte  y olvidarte por unos días del estrés del trabajo, la ciudad y los atascos. Y aunque antiguamente uno se iba a la playa y de lo único que se tenía que preocupar  era de llevar una toalla y un buen protector solar.  A día de hoy se ha vuelto casi indispensable  llevar con nosotros a nuestro inseparable amigo: el  teléfono móvil.

Admitámoslo: no podemos desprendernos de nuestro teléfono ni en vacaciones  y aunque eso conlleva grandes ventajas, también nos puede generar algunas desventajas que a corto o largo plazo nos pueden pasar factura. ¿Sabías que un 40% de las averías  de los teléfonos  se concentran en los meses de verano? Y es que no solo sufren por el aumento de las altas temperaturas, también por humedad, arena y porque no decirlo; descuido.

Hoy queremos darte algunos consejos básicos para garantizar que llegues al verano con tu terminal indemne.

  • Cuidado con el sol: Aunque el calorcito puede llegar a ser agradable, a veces no  lo es tanto ni para nosotros, y mucho menos para nuestros dispositivos; y es que el calor lo afecta más de la cuenta. Durante estas fechas lo más recomendable es no exponerlo de manera directa al sol y evitar que sufra excesivo calor. La recomendación  es guardarlo  en mochilas o fundas de colores claros bajo la sombra de una sombrilla.

 

  • La arena: Para muchos de nosotros es una gran molestia, pero para nuestro móvil puede ser fatal, porque sin darnos cuenta, esta arena se va depositando hasta por el hueco más minúsculo de nuestro teléfono. Y esto sin duda nos traerá problemas a largo plazo, por no hablar de las ralladuras que le pueden provocar a la pantalla y a la cámara. Te recomendamos limpiar la pantalla y los conectores con una brocha suave;  y si tu batería es extraíble puedes retirar la tapa para una limpieza más profunda.

 

  • Cero agua: Para nosotros es vital y mucho más durante estas épocas de excesivo calor, pero para nuestro móvil es bastante perjudicial. Cabe recordar que lo que llevan dentro, son componentes electrónicos y cualquier tipo de humedad puede generar problemas. Pero si por algún motivo sufres un accidente relacionado con una de tus selfies al lado del mar. Te recomendamos nunca encender el teléfono de forma inmediata,  y aunque parezca un consejo un poco arcaico, la técnica de ponerlo en un cuenco lleno de arroz durante 2 días, en la mayoría de los casos puede ayudarte a recuperar tu dispositivo. Ya que el arroz absorbe muy bien la humedad.

 

  • Ojo con los descuidos: A veces parece muy obvio, pero son uno de los grandes enemigos de nuestros dispositivos móviles durante el verano. Los golpes innecesarios y los robos siempre pueden estar bajo nuestro control si estamos más atentos.

 

Entendemos la importancia que tiene para ti, llevar tu teléfono móvil a todas partes. Así que si quieres llevarlo a la playa sin tener que preocuparte, es mejor que te prepares de la mejor manera. La opción más asequible, es el uso de una bolsa hermética; de esas que utilizamos en la cocina, para así mantener nuestro móvil aislado de todo aquello que pueda resultar perjudicial; pero también contamos con opciones como lo es por ejemplo, la funda impermeable; si  lo que quieres es optar por algo con mas estilo.

En Fone esperamos que estos consejos te sean lo bastante útiles para que disfrutes el verano como te mereces.